Seguidores

16 nov. 2012

Desmontando mitos: El lápiz espacial ruso


 Desde que era pequeñito (ito) que llevo oyendo la famosa historia de la NASA y el lápiz ruso. Es también muy popular en las infames cadenas y ppt's que se mandan a oleadas por e-mail. Supongo que la mayoría la habreis oido, pero por si acaso, la reproduzco a continuación.

La historia viene a decir, con diversas variaciones, lo siguiente: Al empezar la NASA a mandar astronautas al espacio se encontraron con el problema de que los bolígrafos no funcionaban en gravedad cero. Para solucionarlo se gastaron un dineral (aquí las versiones varían entre millones y miles de millones de dólares, bien investigándolo en la propia NASA, subcontratándolo o a través de consultoras). El caso es que se consigue el bolígrafo que puede escribir "con gravedad cero, hacia arriba y hacia abajo, bajo el agua, en prácticamente cualquier superficie, incluido el cristal, y en un rango de temperatura de desde por debajo de cero hasta más de 300ºC" (esto es literal).

La historia acaba diciendo que los rusos usaron un lápiz, y mofándose de los americanos
.

Esta historia, muy popular entre los ingenieros porque viene a enfatizar la importancia de tratar de buscar siempre soluciones simples a problemas complejos, es absolutamente falsa. Aunque hay un pequeño poso de verdad. La historia real es la siguiente.

Tanto los rusos como los americanos empezaron utilizando lápices dados los problemas que había con los bolígrafos en las condiciones de trabajo en gravedad cero. Sin embargo se encontraron con que las minas rotas flotando en el vacío eran peligrosas por muchos motivos, entre ellos su efecto en los circuitos y equipos electrónicos. Además la madera, al ser combustible, no era un material permitido en las naves espaciales.

La NASA contrató a Tycam Engineering manufacturing para desarrollar lápices espaciales en 1965, pero el presupuesto total ascendía a menos de 5.000$ (más de 100$ por bolígrafo), y se desestimó por considerarse elevado e innecesario. Se las ingeniaron entonces con otros medios más baratos.




En esa misma época Una segunda empresa, la Fisher Pen Company, invirtió un millón de dólares para desarrollar un bolígrafo capaz de escribir en cualquier ángulo, en entorno de gravedad cero, bajo el agua, etc etc... Lo desarrollaron y patentaron en 1965, con un coste por unidad de poco más de 6$, y se lo ofrecieron a la NASA. El bolígrafo fue bautizado como el "Space Pen AG7". Es importante recalcar que la iniciativa fue del ingeniero y presidente de la empresa, Paul C. Fisher y con fondos privados.

Aunque la NASA inicialmente lo rechazó, empezó a utilizarlo en 1967. Lo mismo hicieron los rusos desde 1969. Y hasta hoy. La Fisher Pen Company fundó la Fisher Space Pen para comercializar estos bolígrafos, que ahora se pueden comprar por 50$.


Fuentes: Wikipedia y http://history.nasa.gov/spacepen.html

18 comentarios:

  1. El espacio exterior es tan hostil que hasta escribir es un problema. El día que se tenga gravedad artificial quedará todo solucionado, claro que no debe ser nada fácil el asunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que debe de ser es carísimo y técnicamente delicado, pero la teoría parece simple.

      Eliminar
  2. ¡pero qué interesante! la competencia comercial es asombrosa, incluso en los detalles más nimios e impensables. ¿Se seguirán utilizando esos bolígrafos (y, en general, cualquier herramienta para escribir) o los teclados acabarán imponiéndose por completo?

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me imagino que ahora se escribirá mucho menos, pero se supone que sí que los siguen usando.

      Eliminar
  3. Esa historia me la contaron también hace mucho y la utilizo a veces en el trabajo para ilustrar que cuando nos empeñamos en una solución demasiado compleja para un problema, debemos dar marcha atrás para buscar otro camino mucho más simple. Nunca me hacen caso.
    El hecho de que sea falsa o apócrifa o inexacta no le resta belleza al ejemplo.
    Ug

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Tío Eugenio, es un gran ejemplo, claro e ilustrativo. lo único que ahora tendrás que considerarlo una fábula, pero no por ello hay que prescindir de él.

      Eliminar
    2. y si esta historia la contaron los estadounidenses para no quedar mal ante el público, recuerden que USA haría todo lo posible para nunca perder , eso hay que considerarlo tambien , ya que no se puede creer en nada, hay que dudar de todo.

      Eliminar
  4. las insospechadas dificultades prácticas en la astronomía plantearon tales problemas a la ciencia que fueron una manera de que la civilización avanzara notablemente.
    hay quiénes le dan todo el crédito de esto a las guerras y no es así.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La investigación militar ha proporcionado muchísimas cosas, desde los microondas a internet o el GPS. La investigación aeroespacial también, pero dudo mucho de que se pueda separar demasiado de la investigación militar.

      Eliminar
  5. Sí que había oído esa historia. Pues sí que son peligrosos los lápices en el Espacio, desde luego yo no podría dibujar en esas naves. Me ha recordado un poco a aquel episodio de los Simpson en el que las patatas onduladas que se come Homer amenazan con estropear los controles de un cohete. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces la realidad nos sorprende. No es que una mina flotante sea sinónimo de catástrofe espacial, pero en los minuciosísimos análisis de riesgos que se hacen para estas cosas se intenta que no se escape nada. Y realmente un poco de grafito haciendo contacto en un circuito electrónico puede ser desastroso.

      Eliminar
    2. Tampoco podras ir al espacio....

      Eliminar
  6. Pues yo voy a desmontar otro mito (bueno, a intentarlo, y malamente). Los bolígrafos si escriben en ingravidez. Cuenta Pedro Duque en una entrevista que poco antes de subir por primera vez a la ISS (en una Soyuz) a él y a los demás cosmonautas les dieron sendos bolígrafos de lo más baratillo. "¡Pero si en el espacio estos bolígrafos no pueden escribir!" - "¡Claro que pueden!". Y efectivamente, parece ser que la propia capilaridad de la tinta permite escribir sin gravedad. No sé dónde está registrada esta entrevista, ni si se confundió este hombre, o nos estaba engañando. Pero recuerdo perfectamente haberla escuchado y visto en TV (no recuerdo en qué canal) hace ya bastantes años.

    Por supuesto, el "recuerdo que alguien dijo" no es precisamente la prueba de nada... Pero se me quedó bastante grabado (porque conocía el otro falso mito), cómo explicaba que se desconocía durante mucho tiempo que los bolígrafos eran aptos simplemente porque a nadie se le había ocurrido llevar al espacio un boli bic de un euro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, mira que te gusta eso de desmontar, Gonmator...

      Sí, ya había leido lo de la capilaridad de la tinta y de hecho al no haber gravedad no tienes el problema de que al ponerlos boca abajo la tinta se "caiga", pero estos Space Pen se diseñaron tanbién para evitar pérdidas, trabajar a muy bajas temperaturas y evitar una serie de limitaciones que hacía que (potencialmente) los bolis tuvieran bastantes problemas en una nave espacial.

      Eliminar
  7. Yo lo de los restos de lapiz en el ambiente cerrado de una nave esàcial lo había pensado más de una vez. Y ese Powerpoint del que hablas si me ha llegado más veces de las necesarias.

    ResponderEliminar
  8. Supongo que el problema mayor con los restos de lápiz e ingravidez es cuándo se les saca punta. ¡Imagínate toda la nave perdida de virutas! ¡Virutas hasta en los ojos! :)

    ResponderEliminar
  9. A mí sí me suena haber oído esto del lápiz espacial ruso, pero ni idea de dónde ni cuándo. Lo que no sabía es que no era verdad. Pues lo dejaremos como fábula que, como bien decís, aporta su buena moraleja...

    ResponderEliminar
  10. Gol de Rusia!!!!!

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: